Aguas Residuales : EL ÚNICO RECURSO DEL FUTURO

Las aguas residuales de nuestros servicios sanitarios no solo contiene sustancias nocivas, sino elementos y energía que podrían ser un valioso recurso para el medioambiente si se sabe cómo procesarla.
El agua es el principal componente de toda la vida en la Tierra. Pero luego de que la utilizamos, ya sea en el hogar, en la industria o en el agro, se transforma en un líquido sucio y maloliente, e incluso tóxico. Pero esas aguas residuales pueden ser reutilizadas. “Tenemos que entender que el agua residual es un recurso”, dice Stefan Uhlenbrook, profesor de Hidrología y coordinador del Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP, por sus siglas en inglés) de la UNESCO. “Es increíble que una gran parte de los metales, materias nutritivas y material orgánico que están en el agua se pueden volver a utilizar”.

Según el informe del WWAP, un 80% del agua de desecho del mundo regresa al ecosistema, de forma aún poco clara. Eso significa que no se puede usar como recurso vital. Lo peor es que los excrementos, las sustancias tóxicas, los metales y hasta los antibióticos que contienen dañan al ser humano y al medioambiente. El hidrólogo explica que “las aguas residuales no recicladas reducen la calidad de las fuentes naturales de agua dulce y son en muchos países en vías de desarrollo un gran problema para la salud de la gente. En definitiva, provoca perjuicios económicos”.

El agua de desecho se compone en un uno por ciento de sustancias sólidas. El 99% restante sigue siendo eso: agua. En vista de la creciente población mundial, no podemos permitirnos no reciclar el agua. Unicef estima que cada euro que se emplee en mejorar los sistemas de canalización y sanitarios resulta en cinco veces más beneficios para la población. “No solo las soluciones de alta tecnología son las que dan más resultado, sino, por ejemplo, en lugares en el campo, con menos población, se recomiendan las soluciones de baja tecnología pero alta eficiencia, como un estanque de purificación de aguas”, señala Uhlebrook. Otra alternativa sería usar agua residual del lavabo o la ducha como agua para el inodoro.
El uso de enzimas como las contenidas en Enziclean Regulador y Enziclean Aguas Negras rompe la tensión de las grasas y regulan condiciones físico químicas del sustrato, acelerando la biodegradacion de la materia orgánica y otros contaminantes presentes. Así, la degradación de las grasas calcáreas serán removidas, convirtiéndose en CO2 y agua en cortos periodos de tiempo.
De esta manera, las aguas residuales tratadas en plantas de tratamiento, Lagunas de oxidación, Tanques sépticos podrán cumplir las normas micro biológicas para reutilizacion como aguas domésticas en sanitarios o bien para biofertilizacion.
Las aguas residuales contienen, aparte de sustancias nocivas, también elementos útiles como el fósforo o el nitrógeno, eliminados con los excrementos humanos e importantes para producir abono para la agroindustria. Alemania importa anualmente toneladas de fósforo y, sin embargo, podría recuperarlos del agua en las plantas depuradoras. Incluso sin usar sustancias químicas para lograrlo.
“El reciclaje se podría hacer por medio de un proceso electroquímico sin necesidad de añadir sustancias químicas en absoluto”, subraya Jennifer Bilbao, investigadora del Instituto Fraunhofer. De esta manera, se impone una urgente necesidad de buscar y aplicar tecnologías diversas que permitan reconvertir y reusar las aguas residuales, domésticas, industriales y agropecuarias en aguas potables que solucionen la necesidad de la creciente población del planeta.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter